My Cart
0.00
Blog

Conoce las propiedades antibióticas de la Miel de Manuka

La Miel de Manuka contiene una gran concentración de diferentes sustancias que poseen propiedades antibióticas. Se puede utilizar para curar en toda su totalidad a diferentes infecciones que se resisten a ciertos antibióticos.

Es probable que muchas personas dicen que la miel nunca deja de ser miel, sin embargo, las propiedades de la miel de manuka es empleada desde hace siglos. Esta miel que comprende de un color marrón intenso, clara y con un sabor acaramelado procede directamente de Nueva Zelanda. Está compuesta por una gran concentración de diversas sustancias que poseen propiedades antiinflamatorias y antibióticas que resultan más eficientes que otras mieles.

 

El arbusto donde se genera la manuka es familia del árbol conocido del cual se extrae el té australiano. Por lo general, este crece en las zonas más montañosas de Nueva Zelanda. Normalmente cuando este árbol comienza a florecer, las montañas empiezan a rodearse de un manto que mezcla un color blanco y rosado. Esto último convierte a estos árboles en un gran punto de atracción para las abejas.

En la antigüedad, los maoríes utilizaban la corteza, así como las hojas y los diferentes aceites que extraen de este árbol por sus propiedades antiinflamatorias. En las últimas décadas se han llevado diferentes estudios para observar a fondo todas las virtudes de la miel de manuka donde se ha podido establecer el gran efecto antiséptico, antiviral y antibacteriano que normalmente no se le atribuye a la miel que conocemos. También se ha demostrado su gran eficacia frente a enfermedades que se resisten ante los antibióticos, entre ellas, podemos mencionar enfermedades como: la bronquitis, otitis, neumonías y sinusitis.

Composición antibiótica de la miel de manuka

Durante una gran cantidad de tiempo la miel de manuka prácticamente fue un misterio. Este paradigma se rompería en el año 2006 cuando el químico experto en alimentos Thomas Henle, de la Universidad Técnica de Dresde, ubicada en Alemania, descubriría los principios de esta miel. La dihidroxiacetona es uno de los elementos que se encuentra presente en el néctar y por medio del cual se puede generar el potente valor antibacteriano metilglioxal. A estos dos elementos también se le puede sumar pequeñas cantidades de agua oxigenada que también ayudan a producir un efecto antiséptico. También la Inhibina, la cual ayuda a frenar la proliferación de gérmenes.

La miel de manuka posee un contenido de MGO bastante alto: Este se ubica desde los 60 hasta los 800 mg/kg, a diferencia de la miel tradicional que contiene entre 1 a 20 mg. Una de las conclusiones a las que se ha llegado para justificar este alto contenido de MGO, son las diferentes y diversas condiciones en las que crece este arbusto. El árbol es extremadamente robusto y debe adaptarse para sobrevivir a una región que suele ser muy seca y que se expone constantemente a los rayos solares.

Miel de manuka para uso interno y externo

La miel de manuka se ha vuelto común en los últimos tiempos gracias a sus propiedades antibióticas naturales. Posee un efecto contundente sobre las bacterias e incluso gérmenes ubicados en los hospitales que son completamente resistentes a diferentes antibióticos. Por esta razón, la miel de manuuka se ha utilizado para el tratamiento de heridas, quemaduras y diferentes enfermedades que surgen en la piel.

 

Se puede implementar por medio de vía oral. Normalmente suele utilizarse en esta presentación para tratar enfermedades relacionadas con el aparato gastrointestinal. Cabe destacar, que la miel de manuka no produce efectos secundarios y suele ser de gran utilidad en aquellos casos cuando se genera cierta resistencia a antibióticos, haciendo que se complique el tratamiento de los gérmenes gastrointestinales.

Otra de sus grandes ventajas, es su capacidad para frenar el crecimiento de muchas enfermedades que son generadas por hongos. Gracias a este beneficio, la miel de manuka es utilizada para tratar el pie de atleta.

Abanico de posibilidades que ofrece la miel de manuka

Cuando existe dolor de cuello, tos o hasta resfriado, la miel de manuka puede ser tomada directamente en al menos dos o tres cucharaditas a lo largo del día. Si no desea emplearlas en cucharadas también puede crear una infusión caliente. Si desea emplearlas directamente sin prepararla con anterioridad, le recomendamos mantener en la boca la miel todo el tiempo que pueda y tragarla de manera muy lenta. La última cucharada del día siempre debe ingerirse antes de acostarse a dormir. De esta manera el efecto anticariogenico y antiinflamatorio de la miel de manuka se aprovechará por completo.

 

La miel de manuka también puede untarse antes de ir a dormir directamente a las fosas nasales. Con ello se tiene una gran sensación de alivio cuando sufrimos de sinusitis o mucosidad.

También puede ser empleada en infusión por al menos unas tres veces al día. Esto suele usarse en aquellos casos cuando se sufre de cistitis.

En caso de ser diabético siempre se debe evitar el consumo de la miel de manuka. Por el contrario, cuando se trata de aplicaciones externas no debe preocuparse.

Conoce más acerca de nosotros y los productos que ofrecemos en Organic Center.

 

Deja tu comentario